Starbucks vasos desechables

Starbucks, en busca de alternativas a los vasos de plástico

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Después de varios años buscando alternativas más ecológicas a su actual vaso de papel con película de plástico en el interior, Starbucks está probando algo nuevo.

La compañía ha anunciado que está probando un nuevo vaso compostable en cinco localidades diferentes: Nueva York, San Francisco, Seattle, Vancouver y Londres. Y hace un par de semanas mostró uno de los vasos testeados durante la reunión anual de accionistas.

La nueva taza se parece mucho a la actual taza de papel de Starbucks. La diferencia está en el interior, donde en lugar de tener un revestimiento de plástico, tiene una película biodegradable que sirve para garantizar que el líquido no se escape. Esa capa biodegradable hace que el vaso sea compostable, pero solo en instalaciones de compostaje comerciales, que son poco frecuentes.

Aunque puede parecer una innovación poco significante para los consumidores, es un gran momento para Starbucks, que ha estado luchando durante tres décadas para encontrar una alternativa a su vaso de papel, más sostenible.  

Técnicamente, los vasos de papel actuales de Starbucks se pueden reciclar, pero en la práctica, no se hace. La mayoría de plantas de reciclaje no disponen de la tecnología necesaria para separar la película de plástico del papel, y por tanto los vasos desechables se incineran o se acumulan en vertederos.

Las ciudades donde Starbucks está probando sus vasos compostables, ya están configuradas para reciclar los vasos de papel con revestimiento plástico, incluido el vaso tradicional de Starbucks.

Vasos compostables Starbucks
Fuente: Starbucks

«Queremos desempeñar un papel protagonista en el compromiso con el medio ambiente. Y eso significa servir nuestro café en envases sostenibles«, dijo Kevin Johnson, CEO de Starbucks.

Para que este plan funcione, los clientes de Starbucks tendrán que desechar los vasos en contenedores especiales de reciclaje ubicados en las tiendas piloto. Los ecologistas señalan que este es precisamente uno de los mayores retos, ya que hay que cambiar los hábitos del cliente.

«Es importante utilizar menos plástico, pero esta iniciativa no es suficiente para abordar el problema ambiental al que contribuye esta compañía», dijo en un comunicado Kate Melges, activista de Greenpeace. «Solo porqué los envases sean reciclables y compostables en una instalación industrial no significa que serán reciclados o compostados. Si Starbucks quiere realmente hacer frente al problema del plástico debe plantearse una buena estrategia para fomentar la reutilización de sus vasos».

Según Melges, aunque la compañía ofrece un pequeño descuento a los clientes que traen sus propios vasos, ese esfuerzo no ha obtenido mucho éxito. Desde la primavera de 2017, solo el 1,4% de las bebidas de Starbucks se venden en vasos reutilizables. Algunos de los ganadores de la NextGen Cup incluyeron sistemas de vasos reutilizables, y Starbuck dijo que está trabajando para ver si alguna de esas propuestas es factible.

Hace un par de semanas la compañía declaró que lanzará tapas reciclables sin pajita en todas las tiendas de Estados Unidos y Canadá. Según Starbucks, las tapas están hechas con un 9% menos de plástico que la tapa y las pajitas actuales.

La compañía de café anunció por primera vez tapas sin pajita durante el verano para ayudar a eliminar las pajitas de plástico, que fueron el objetivo de la reacción del consumidor.

En definitiva, Starbucks aún tiene un largo camino por recorrer antes de que la compañía esté satisfecha con una alternativa sostenible al vaso desechable.

«Tenemos por delante una labor importante en comprender la tecnología de fabricación de los vasos, cómo pueden escalarse, y, por supuesto, cómo fluyen a través de las infraestructuras de gestión de desechos«, dijo Rebecca Zimmer, directora global de medio ambiente en Starbucks.

FUENTE: CNN BUSINESS

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 15 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.