Novedades en la ordenanza de tarifas de gestión de residuos para los restaurantes de Barcelona

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Qué debes saber si eres un restaurante de Barcelona y quieres gestionar bien tus residuos

 

Lo sé. En la organización global de los restaurantes, la gestión de nuestras basuras no os quita el sueño:  “Nosotros estamos aquí para ganarnos la vida dando de comer a otros, y las basuras nos importan poco”, dicen algunos. Pero os aseguro que la situación está cambiando y si tenéis un restaurante os interesa esta información.

En enero del 2018 el Ayuntamiento de Barcelona recogió en su ordenanza de precios públicos de gestión de residuos las condiciones para que un restaurante pueda gestionar sus residuos con un servicio privado. Y hay novedades interesantes respecto la anterior ordenanza.

La normativa aplica a todos los negocios, pero yo solo haré referencia al sector de la restauración, el nuestro. Veréis que las tarifas de gestión de residuos dependen, entre otras cosas, del volumen de residuos que generéis, actividad y superficie. Para que hagáis vuestras estimaciones, la gran mayoría de restaurantes estáis dentro de la categoría de “ grandes generadores”.

No voy a entrar en valoraciones sobre si el actual sistema de fiscalidad de los residuos es el mejor para prevenir residuos. Simplemente pretendo aclarar cómo y porqué pagamos lo que pagamos, y sobre todo, cómo podemos pagar (y contaminar) menos. 

Explicar esto no es fácil, a ver si lo consigo.

En primer lugar, ¿por qué tengo que pagar por mis residuos?

 

Nuestro sector genera muchos residuos, principalmente orgánicos, pero también envases, papel y aceite usado. El transporte y tratamiento de los residuos supone un coste ambiental y económico a la sociedad. Actualmente la Administración Pública financia una parte del coste económico de la gestión, pero la tendencia es que los negocios paguen por los residuos que generen. Aunque pueda ser un fastidio encajar esto con la economía del restaurante, pagar por las basuras que generamos es la mejor forma de reducir los residuos. Y esto funciona tanto para restaurantes como para el resto de la ciudadanía. 

 

¿Qué impuestos y a quién estoy pagando por mis residuos?

 

Tal y como te explico en este esquema, estás pagando dos conceptos distintos:

 

Por un lado estás pagando por :

1) Recogida y transporte de los residuos desde tu restaurante hasta a la planta de tratamiento (junto con el mantenimiento de contenedores). Este servicio lo puedes contratar al Ayuntamiento o bien a un gestor privado.

2) Por otro lado estás pagando por la gestión y tratamiento de residuos en las distintas plantas de tratamiento para cada tipo de residuo. En los municipios del Área Metropolitana, cuando la gestión es pública y el tratamiento final se realiza en las plantas públicas,  este concepto se le llama Tasa Metropolitana de Residuos Municipales (TMRM), y se cobra a través de la factura del agua. Un poco extraño sí. Pero se ha estimado que uno genera residuos de forma proporcional al agua que consume. 🤔

 

 

 

¿Cuánto y a quién pago por mis residuos?

 

Como acabo de explicar más arriba, la TMRM va en función del volumen de agua consumida en el local. Si se contrata la gestión privada de recogida y transporte con un gestor autorizado y se acredita convenientemente, el establecimiento queda exento de la TMTR, pero tendrá que seguir pagando el precio de tratamiento (precio de tratamiento público recogido en las ordenanzas metropolitanas o bien precio de tratamiento privado si el destino final del tratamiento es una planta privada). La otra tasa, la del coste de recogida y transporte de tus residuos en Barcelona queda regulada por la ordenanza que se publicó en el BOPB del 14-12-2017 y depende de tres variables:

  1. Tipo de actividad (para restaurantes y caterings: GRUPO E)
  2. Superficie del restaurante
  3. Cantidad de residuos generados.

Prácticamente todos los restaurantes se engloban dentro del grupo de “grandes productores” ya que generan un volumen superior de 900 l/día (se mide en volumen) de materia orgánica y resto conjuntamente o bien, un volumen superior de 900 l/semana de las fracciones de papel/cartón, vidrio o envases ligeros. 

Si contratáis gestión pública, podéis ver vuestro coste orientativo en el punto 3 de la pág.33 del BOPB del 14-12-2017. Si contratáis gestión privada, depende de la propuesta comercial del gestor.

 

¿Solo puedo gestionar mis residuos a través del Ayuntamiento?

 

No. El servicio de recogida y transporte puede contratarse al Ayuntamiento o bien a un gestor privado. Si el servicio de transporte y recogida se contrata al Ayuntamiento, éste utilizará las instalaciones metropolitanas de tratamiento y el AMB cobrará la TMTR.

En cambio, si el servicio de recogida se contrata a un gestor privado con destino a gestor autorizado y se acredita convenientemente, el establecimiento queda exento de la TMTR, pero pagará el precio de tratamiento (precio de tratamiento  público recogido en las ordenanzas metropolitanas o bien precio de tratamiento privado si el destino final del tratamiento es una planta privada).

 

¿Qué diferencias hay entre el servicio de gestión del Ayuntamiento y el privado?

 

Los servicios del Ayuntamiento tienen unos horarios de recogida preestablecidos (que pueden o no adaptarse a vuestras necesidades) y unas tarifas fijas. Pero te garantizan que la gestión hasta destino es la correcta. Los servicios privados tiene horarios y tarifas más flexibles. No obstante, por experiencia os digo, que es muy importante tener garantías de que los residuos se llevan al destino correcto, y hasta ahora en la gestión privada esto no era siempre así. Precisamente de aquí surgen las novedades en la ordenanza.

 

¿Qué puedo hacer para pagar menos?

 

  1. Producir menos residuos en general. Aunque los baremos podrían afinarse mucho más, cuanto menos residuos produzca un restaurante, menor tendría que ser su tasa de residuos.
  2. Minimizar la fracción de resto. La fracción de resto tiene un canon actual de 35 €/tonelada y este coste está subiendo cada año con la intención de convertirse en en la fracción más costosa. 

 

3. Si realizas un plan de prevención de residuos puedes solicitar un descuento del 25% de la TMRM.

4. Si estás adherido a Barcelona + Sostenible o perteneces al Gremi de Restauradors de Barcelona, y demuestras acciones ambientales, puedes obtener también descuentos en la tasa de residuos.

 

¿A qué me obliga la ley?

 

La ley nos obliga a todos, ciudadanía y restaurantes, a separar todas las fracciones de residuos y a llevarlas a las plantas de tratamiento apropiadas, ya sea con transportistas privados o públicos. Nos obliga también a pagar todas las tasas correspondientes al tratamiento de residuos.

 

¿En que ha cambiado la nueva ordenanza?

 

  • Las tarifas han subido y la previsión es que sigan subiendo cada año.
  • Ahora queda más claro que el último responsable de que la gestión sea correcta es el que genera los residuos, no el que los transporta. Al igual que si haces mal la declaración de hacienda, quién al final va a pringar si la declaración está mal hecha eres tú y no el gestor que te la ha hecho, si tu transportista no lleva los residuos al lugar correspondiente, tú como generador, vas a ser el responsable (y quién asumirá la multa).
  • Seguirás pudiendo optar por la gestión privada de residuos, pero ahora deberás aportar documentación que acredite que tu transportista ha entrado los residuos a plantas de tratamiento autorizadas para cada fracción.
  • Ha aumentado y se ha digitalizado el control de residuos. Ahora se cotejarán los residuos que el restaurante declara con los residuos que su transportista entra a planta. Todo esto viene a que se han dado bastantes casos de restaurantes que confiaban la gestión de residuos a empresas que, en vez de llevarlos a plantas de tratamiento, los llevaban a incineración/vertedero por un motivo que no hace falta que explique.
  • El Área Metropolitana de Barcelona ofrece descuentos de hasta el 25% en la TMTR si se demuestran acciones específicas para prevenir residuos.

 

En el fondo, la nueva ordenanza pretende aclarar que los productores de residuos son los responsables de sus residuos, y que deben de tener plenas garantías de que estos llegan a la planta de tratamiento correcta.

Al igual que nos preocupa que nuestro asesor fiscal haga bien nuestra declaración de hacienda porque si no quién paga el pato somos nosotros, debemos preocuparnos de que los residuos se gestionen tal y como obliga la ley. Por que si no el pato, también lo generaremos nosotros.

Al sector nos toca empezar a cambiar la mentalidad respecto a los residuos. Al igual que pagamos religiosamente por la luz y el agua que consumimos, debemos pagar por los residuos que generamos simplemente porque su gestión tiene un coste. Lamentablemente tenemos contadores de luz y agua para saber los que pagaremos, pero no de residuos. Hasta el momento el único sistema que tiene la Administración para cuantificar y cobrarnos por los residuos es este. No es el mejor pero es lo que hay por el momento. 

 

Dicho todo esto, aquí van mis recomendaciones:

 
  1. Evita al máximo generar residuos, y sobretodo de la fracción gris. En este post de verás algunas ideas.
  2. Recuerda que separar residuos es obligatorio y conlleva multas si no lo haces.
  3. Adapta tus locales, facilita al máximo la separación y forma a tu personal.
  4. Si puedes, utiliza el servicio público para ahorrarte el control que tendrás que hacer con las empresas privadas. Si por cuestiones logísticas tienes que optar por un gestor privado, escoge a un gestor que te genere confianza y que ofrezca garantías documentales.
  5. ¿Necesitas ayuda?  llámame ;).

 

Mueble separación de residuos chef-eco.fr
Mueble separación de residuos chef-eco.fr
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 15 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *