Ribno sin residuos

Ribno, el primer hotel Residuo Cero de Eslovenia

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Este artículo fue escrito originalmente por Helena Nieboer para Ekologi Brez Meja (Ecologistas sin Fronteras), el miembro esloveno de Zero Waste Europe.


 

El director del Hotel Ribno, el primer hotel Residuo Cero de Eslovenia, nos explica en esta entrevista el secreto de su éxito y reflexiona sobre el proceso de transición.

El turismo es una industria potente, y la caída del número de huéspedes debido a diversas crisis económicas y políticas ha afectado a muchos destinos turísticos. Tanto empresas, como hoteles, como la propia ciudadanía han percibido sus consecuencias.

En 2017, en Eslovenia vivimos un verdadero renacimiento del turismo. No obstante, a pesar de las múltiples ventajas que supuso para el país el aumento de los visitantes, también vivimos los impactos negativos asociados: atascos, aumento de la contaminación del aire, aumento en el consumo de agua y electricidad y, por supuesto, un aumento en la producción de residuos.

Cada vez más nos llegan noticias de ciudades que deciden limitar significativamente el número de turistas que reciben por la presión que estos generan en la flora y la fauna autóctona, y por los daños que ocasionan en el entorno natural. Por lo tanto, es extremadamente importante identificar dichos impactos ambientales, y adaptar la actividad en consecuencia. Los huéspedes buscan entornos vírgenes e intactos, y esto se ha convertido en un factor decisivo a la hora de elegir el destino vacacional.

En mayo, el Hotel Ribno se convirtió oficialmente en el primer hotel esloveno Residuo Cero. El año pasado se empezaron a implantar algunas medidas para minimizar la generación de residuos. No obstante, siempre hay una parte de los residuos que son inevitables en el sector de la hostelería, pero como mínimo ya se separan todos los residuos correctamente.

 

Hotel Residuo Cero

 

Los cambios se perciben en cada espacio del hotel: la recepción, el comedor, las habitaciones. Incluso en rincones tan recónditos como en los almacenes. Además de esto, están surgiendo nuevas iniciativas de mejora y continuarán avanzando hacia el Residuo Cero.

Para todo esto funcione es imprescindible que se involucren todos los agentes: gerentes, empleados/as y clientes. Algunos estudios nos demuestran que cuando las personas estamos de vacaciones tenemos una actitud más despreocupada que en casa. Y esto se percibe en los elevados consumos de agua y energía, y en la gran cantidad de alimentos despilfarrados en los platos de los hoteles.

Al implementar medidas de reducción de residuos en hoteles es muy importante definir bien cómo se va a transmitir la información a los clientes para que no se perciba como algo negativo, sino más bien como una apuesta del hotel por el respeto al medio ambiente y a las personas.

 

Hotel Residuo Cero

 

Otro factor muy importante que no debemos olvidar es el entorno local y los proveedores. La comida producida localmente no necesita viajar miles de kilómetros para terminar en la mesa. Por tanto, mejora la calidad de la oferta, reduce el impacto negativo sobre el medio ambiente e involucra y conecta a las personas en el entorno cercano.

Entrevistamos al director y propietario del Hotel Ribno, Matija Blažič, sobre los motivos de la decisión y sobre el proceso de introducción de estos cambios.

 

Hotel Residuo cero

 

Probablemente le han hecho esta pregunta con frecuencia en estos días, pero díganos: ¿por qué decidió hacerlo?

Es esencialmente una cuestión de educación y valores personales. Si hay cosas que no te parecen correctas y está en tus manos solucionarlas, entonces hay que hacerlo.

Hace unos años nos presentaron el proyecto de Residuo Cero en Bled y nos invitaron a ir a Italia para ver un hotel que ya estaba avanzando en el Residuo Cero. No dudamos en tomar la decisión. Después de la visita y de hablar con expertos en residuos, la decisión fue muy fácil. Hay que decir que para aquellos que estén considerando avanzar en el Residuo Cero, el coste es insignificante. El reto principal es saber inculcar los valores, trabajar y comunicarlo al equipo y a los huéspedes.

 

 

¿Qué aprendiste en este proceso de transición? ¿Te sorprendió algo?

Rápidamente ves que las cosas son simples y fáciles. Si las personas pensáramos en la forma que teníamos de vivir hace, pongamos 30 años, recordaríamos que cuando no teníamos tantas cosas y alimentos disponibles, hacíamos un uso mucho más eficiente de todo. Por ejemplo, en mi casa, los restos de pan siempre se reutilizaban y solo comprábamos lo que sabíamos que íbamos a consumir. Por otro lado, no necesitábamos dos pantalones y camisetas nuevos cada mes. Si compramos más de lo que necesitamos se generan excedentes y más residuos.

En el caso de nuestro hotel, me alegró ver como los empleados/as integraron personalmente este proyecto. En Eslovenia, este uso eficiente y sostenible de los recursos forma parte de nuestros valores culturales, pero la presión de los modelos consumistas nos han influenciado notablemente. Resumiendo, nos costó muy poco esfuerzo motivar e involucrar a nuestro equipo en este proceso de transición al residuo cero.

 

En este sentido, ¿ayudas a otras organizaciones del sector del turismo a avanzar hacia el Residuo Zero? 

Vivo en Bled, y junto con otros entusiastas, animamos a otros hoteles y organizaciones del sector del turismo a unirse a nosotros. Pienso que ya no se puede cuestionar si vale o no la pena ten relación a la viabilidad de costes, procesos,..etc. Reducir los residuos en el sector hotelero se ha convertido en algo imprescindible si se quiere ser una empresa responsable. Ahora todavía nos podemos encontrar con algún pionero en la reducción de residuos, pero en pocos años, las empresas que no hayan tomado esta dirección serán las raras.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 15 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *