CONCURSO: ¿Cuál es el mejor envase desechable?

Por: Isabel Coderch Vergés

Padre, he pecado.

El pasado domingo por la noche me sorprendió con la nevera vacía y un agujero en el estómago. A sabiendas de que me iba a arrepentir, bajé al wok de la plaza a pillar el menú básico: fideos asiáticos + ensalada de algas + bebida = 8,50 €
Después de cenar en 10 minutos sin pensar en nada más que saciar mi apetito voraz, me quedé mirando los restos de mi cena, como una leona contemplando el esqueleto de la gacela que acaba de zamparse. La diferencia es que los huesos del pobre herbívoro acaban descomponiéndose en la madre Tierra en unos meses, y mis envases se quedan por el planeta dando tumbos entre 100 y 1000 años.

 

Isabel Coderch con un envase desechable

 

Virgencita, ¿cada cliente del wok genera estos residuos?

 

Envase desechable

Vaya, que he pecado bastante, y lo peor, que hay miles de personas en el mundo que cada vez que tienen que llenar el buche generan todos estos envases y utensilios.

Los productos desechables, ya sean de plástico, papel o aluminio, son ligeros, económicos, inertes y apilables. Desde un punto de vista práctico, son ideales para el sector de la restauración. Sin embargo, son un total desastre ambiental porque:

  • Se requiere gran cantidad de agua, energía y otros recursos naturales para producir cada producto
  • Su vida útil es muy corta (pocos de estos envases son reutilizables)
  • La  gestión del residuo generado es compleja

Respondiendo a la pregunta del título del post, está claro que el mejor envase desechable es… EL QUE NO SE GENERA. No obstante, por requisitos de la normativa higiénico-sanitaria o por conveniencia comercial, muchos restaurantes optan por este tipo de productos. 

¿Qué podéis hacer todos aquellos restaurantes sostenibles preocupados por reducir la generación de envases y otros productos desechables?

En primer lugar, identificar todos productos de un solo uso que compráis.

Quizás me dejo alguno, pero esta tabla es bastante completa:

 

Envase desechable

 

Una vez que ya tenéis vuestra lista de desechables, se trata, simplemente de aplicar las famosas tres erres del reciclaje: Reducir, Reutilizar y Reciclar.

 ¿Queréis algunas buenas ideas para cada etapa? Pues aquí van:

REDUCIR

  • Para cada alimento, su envase. Los alimentos que no son especialmente delicados, como los bocadillos o la bollería, no necesitan envases rígidos. Sustituir los envases de plástico rígidos o de aluminio por alternativas con menor impacto ambiental como las bolsas de papel, las servilletas o el papel encerado.
  • Formar al personal para que pregunte a los clientes qué utensilios van a necesitar en vez de incluir por sistema servilletas, condimentos y cubiertos en la bolsa de comida para llevar.
  • Descartar los desechables superfluos. ¿Hasta qué punto son necesarias las sombrillas de coctel y las pajitas? ¿Hay alternativas a las cucharillas para probar los helados?
  • Utilizar servilletas de calidad y del tamaño apropiado. Muchos restaurantes y bares ofrecen servilletas miniservice tan finas y satinadas que, en vez de limpiar, esparcen la suciedad de oreja a oreja. Y claro, necesitas al menos 4 ó 5 para quedar algo digna.
  • Sustituir el papel de aluminio por tapas elásticas de silicona o las clásicas fiambreras. Para cocciones a la papillote y otras que tradicionalmente se realizan con papel de aluminio, existen muchos materiales alternativos en el mercado.


REUTILIZAR

  • Animar a los clientes a traer sus propios vasos y envases para rellenar en el local.
  • Diseñar envases y vasos reutilizables chulos con el logo del restaurante.

 

RECICLAR

En caso de requerir inevitablemente el uso de productos desechables, intentad que estos procedan de materiales reciclados, que sean reciclables o bien compostables. Y claro, separad correctamente cada una de las fracciones.

 

 

 

Fundadora de Te lo sirvo verde, especialista en hostelería sostenible y ecologista optimista.

One response

  1. ¡Me encanta! Me encanta el tono, la forma, el contenido, los dibujos, el impacto directo de esta idea y tus motivaciones para ponerla en marcha. Todo hace un conjunto recomendable y necesario. Gracias bloguera por tu iniciativa!

Los comentarios están cerrados.