Be water my friend, o el uso eficiente de agua en los restaurantes

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

¿Por qué nos tenemos que preocupar por el agua en nuestro restaurante?

Si hacemos un poco de memoria de nuestras clases de ciencia, recordaremos que el agua, aunque caiga del cielo, es un recurso finito. Es decir, no podemos crearla como creamos energía, sino que el agua que tenemos es la tierra es la que hay. Otra diferencia importante es que el agua, a diferencia de la energía, es una sustancia intrínsecamente imprescindible para la vida. Podemos vivir en una cueva pelados de frío, pero no sin agua.

Aunque esto nos los contaron muy bien en el cole, la sociedad actual trata el agua como si fuera un manantial interminable. Como si siempre pudiéramos disponer de ella, potable y deliciosa, por mucho que la contaminemos y sobreexplotemos las reservas.  Ignoramos que en gran parte del mundo la escasez de agua potable causa guerras, penurias y hambrunas que no paran de aumentar. Y no solo en países en desarrollo, en el estado de California, por ejemplo, están viviendo una de sus peores épocas de sequía y el problema ya ha llegado al sector de la restauración.

Dejando a un lado los aspectos sociales y políticos, ahorrar agua en nuestro restaurante es una oportunidad para disminuir la huella ambiental de nuestro negocio y para reducir costes operativos hasta un 11%.

No hay una única solución mágica para ahorrar agua en los restaurantes. El éxito en el uso eficiente de agua procede de implantar algunos cambios sencillos pero respaldados por todo el equipo laboral del restaurante.

¿Cómo podemos ahorrar agua en nuestro restaurante?

 

1. Maquinaria eficiente

El lavado de vajilla es uno de los puntos más demandantes de agua en los negocios de restauración. Apostar por lavavajillas eficientes (con etiqueta de eficiencia) nos permitirá ahorrar agua y energía. En el mercado casi todas las marcas ofrecen líneas ecoeficientes y los periodos de amortización no son inasumibles.

No solo consume agua el lavavajillas. Otros equipos como el aire acondicionado, la cafetera y la máquina de hielo tienen consumos elevados que se pueden reducir con sistemas de circuito cerrado y reaprovechamiento del agua.

 

2. Pequeños dispositivos de ahorro de agua

Una cisterna con doble pulsación usa entre 3-6 litros en cada tirada y una cisterna convencional de una pulsación, consume entre 8-10 litros por tirada. Los costes de instalación son bajos y permiten ahorrar hasta un 60% del consumo de agua de los lavabos 💪.

Las optimización de las griferías con aireadores, sistemas de reducción de la presión o caudal, detectores de presencia o los temporizadores, permiten reducir el consumo de agua tanto en cocina como en los lavabos. La mayoría de grifos los tienen ya instalados de fábrica, pero si no es así, puedes instalarlos tu mismo porque son realmente económicos.

 

3. Ofrecer agua del grifo o tratada

Ya sé que este es un tema delicado para los restaurantes porque una parte importante de los ingresos procede de la venta de botellas de agua.  Pero es algo que se tiene que abordar si te preocupa la sostenibilidad de tu negocio. Ofrecer agua del grifo reduce significativamente la huella ambiental de tu restaurante al evitar la extracción del agua, el embotellado y transporte de la misma. En algunas zonas de nuestro país, el sabor no es agradable, pero esto puede solucionarse incorporando sistemas de tratamiento.

En algunas comunidades, como Andalucía, es obligatorio que los restaurantes ofrezcan agua natural y fresca a los clientes de forma gratuita. Kutxa Ekogunea ha creado una campaña bien divertida para fomentar el consumo de agua en el sector de la restauración.

 

 

4. Procesos eficientes en cocina

Descongelar o limpiar los alimentos bajo el agua corriente y poner en marcha el lavavajillas a media carga son prácticas habituales dentro de las cocinas. Ambas suponen un gasto innecesario de agua totalmente evitable. Descongela los alimentos en la nevera y llena el lavavajillas. ¡No es tan complicado!

 

descongelar alimentos bajo el grifo

 

5. Comunicación y formación continua

El personal de cocina es el mejor aliado para poner en marcha planes de reducciones de consumo, tanto por parte del equipo como de los clientes. Incluye la formación en sostenibilidad dentro de sus dossier de formación, involucra al equipo en la búsqueda de soluciones y comparte los beneficios del ahorro (al menos los primeros meses ;). Diseña cartelería divertida y atractiva para informar y motivar a clientes y al equipo laboral.

 

 

Pues eso, be water my friend y usa de forma eficiente el agua en vuestro restaurante. El planeta y vuestro bolsillo os lo agradecerá. 🙂

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 12 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *