¿Cuál es el secador de manos más sostenible para mi restaurante?

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Para todos aquellos que estéis preocupados por la gestión sostenible y eficiente de vuestros restaurantes, hoy vamos a hablar de un tema importante: ¿cómo nos secamos las manos en nuestros negocios de restauración?

Así, de entrada, quizás os parecerá una chorrada, pero os aseguro que os sorprenderá descubrir el impacto ambiental y económico de las distintas opciones que nos ofrece el mercado.

La tecnología avanza rápido, y ya empiezan a parecer anacrónicos esos secadores de toalla que siempre se quedan atascados, o se hace eterno el tiempo que tenemos que dejar las manos bajo el chorro de aire caliente para acabar secándonos las manos en el pantalón. Ambos sistemas se han demostrado tremendamente costosos para el medio ambiente y también para el bolsillo a medio plazo.

El debate actual parece que está ya centrado solamente en dos posibles opciones: el secado con papel vs secado con aire frío a propulsión.  

En las redes podemos encontrar estudios de todos los tipos y colores financiados por las empresas fabricantes, pero desde el punto de vista ambiental, y por el rigor de la institución, yo me basaré en los resultados del estudio de la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente (UBA). La UBA evaluó el impacto ambiental y ciclo de vida completo del secado de 1,000 pares de manos con las tecnologías más comunes. Concluyeron que los sistemas ambientalmente más respetuosos para secarse las manos son:

  1. Los secadores por aire frío
  2. El papel reciclado
  3. El papel de fibra virgen
  4. La toalla de algodón
  5. Los secadores de aire caliente

 

Fuente: Dyson
Fuente: “Life Cycle Assessment of Hand Drying Systems” (MIT)
Fuente: “Life cycle Assessment of Had Drying Systems” (MIT)

 

Ups, parece que los secadores de aire caliente tienen sus días contados. No solo son los que más tardan en secar correctamente las manos (unos 40 segundos), sino los que más energía consumen y los que tienen una vida útil más baja.

Pero esto no queda aquí, en la batalla por demostrar qué sistema es el mejor, la industria del papel presenta estudios que parecen indicar que la carga microbiana con el secado de papel es inferior a la del secado en aire frío. Estos estudios han sido también cuestionados y parece ser que la carga microbiana final depende más del grado de limpieza de las manos que del método de secado. En definitiva, parece que cada uno centra el debate dónde más le interesa para defender su producto: medio ambiente vs higiene.

 

SECADORES DE MANOS MAS SOSTENIBLES

 

La higiene en los equipamientos de restauración siempre es un criterio prioritario y, en el caso de los secadores de aire frío no se ha demostrado que el supuesto aumento del porcentaje de bacterias afecte a las condiciones de higiene del establecimiento. Y, por contra, si que se han demostrado las enormes ventajas ambientales de este tipo de equipos.

Desde mi punto de vista y por mi experiencia profesional, el mejor sistema para secar las manos en el sector de la restauración son los equipos de aire frío propulsado.

Resumiendo, las ventajas de los secadores de aire frío son las siguientes*:

 

1.Tienen un menor impacto ambiental

79% menos de CO2 que otros secadores de manos y un 76% menos que las toallas de papel. Esta máquina de aire frío produce tan sólo 2,4g de CO2 en comparación con los 15,6g de CO2 producido por las máquinas de aire caliente y los 10g de CO2 por cada toallita de papel (¿y quién usa solo una?).

2. Tienen calidad de higiene contrastada

En los equipos de aire frío las manos se secan sin necesidad de tocarlos, cosa que no sucede con los secadores de aire caliente. Además, tienen filtros HEPA con sistemas antibacterianos y está aprobado por HACCP para uso en entornos alimentarios. Además, los secadores de manos Dyson AirbladeTM son los únicos que cuentan con el certificado global de higiene por la NSF.

3. Bajos costes de funcionamiento e inversión rápidamente amortizable

Se estiman unos 1.460 €/año en el mantenimiento de un dispensador de papel (considerar también el coste laboral de las compras y reposición, así como el espacio necesario para colocar el papel). El coste energético anual de un secador de aire caliente es de 157 €/año frente a los 31 €/año del secador Dyson.

4. Permiten el correcto secado de manos en el menor tiempo

10 s en aire frío frente a los 43 s en aire caliente. El secado en papel puede llegar a ser más rápido si el papel es de alta calidad.

5. Es mucho más silencioso que secadores de manos convencionales.

Si queréis analizar el ahorro energético y de las emisiones de COque supondría sustituir vuestros secadores convencionales o las toallitas de papel por un secador Dyson, echadle un vistazo a esta CALCULADORA DE AHORRO.

*Estos datos han sido proporcionados por la empresa Dyson hacen referencia a su equipo Dyson Airblade

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 12 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *