DGTL sostenible

DGTL, el festival de música más sostenible del mundo

Por: Isabel Coderch Vergés

Para los que nos seguís en las redes, habréis visto que este año hemos ido de festivales para ver qué acciones se estaban llevando a cabo para reducir su huella ambiental. No nos hemos aburrido. Hemos pasado por Primavera Sound, Brunch in the Park, Sónar y DGTL.

Los tres primeros festivales han dado unos tímidos (pero valiosos) pasos en prevención de residuos, ofreciendo vasos retornables o bien sustituyendo el agua de plástico por el vidrio. Pero más allá de esto, todavía les queda mucho por hacer en cuanto a la gestión de residuos y el resto de aspectos relacionados con la sostenibilidad de un evento masivo.

Dicho esto, el DGTL ha sido sin duda la mayor sorpresa. Tuvimos la oportunidad de entrevistarnos al Gerke de Groot, director del DGTL festival y responsable directo del área de sostenibilidad.

Aquí os dejamos la entrevista y esperamos que sirva de inspiración para que el resto de festivales nacionales empiece a dar pasos reales en la mitigación del cambio climático.


TLSV: Para muchos seguro que la relación entre un festival de música techno y la sostenibilidad es poco intuitiva. ¿De dónde surge vuestro compromiso ambiental?

Gerke: Desde las primeras ediciones nos dimos cuenta que nuestra actividad tenía un impacto ambiental muy grande. El equipo organizador del DGTL en Holanda no se sentía cómodo con esta situación, y nos propusimos casi desde el principio que la sostenibilidad fuera uno de nuestros pilares fundamentales. Queremos ofrecer la mejor música electrónica pero además buscamos no perjudicar al medio ambiente.

 

El plástico es el residuo más abundante de cualquier festival de música: vasos, botellas, vajilla del catering, gadgets…¿cómo os habéis enfrentado a esto?

Gerke: Hemos eliminado los vasos de plástico implantando un sistema de vasos retornables con sistema de depósito. Pero además permitimos que los asistentes traigan sus propios vasos reutilizables si lo prefieren. Toda la vajilla que usamos es compostable y hemos sustituido las botellas de agua de plástico por las de aluminio. Respecto a los gadgets, intentamos vender lo menos posible. Este año diría que solo vendemos camisetas.

 

DGTL sostenible

 

Está genial, evitáis generar residuos desde el origen. ¿Y cómo enfocáis la separación y gestión posterior de los residuos?

Gerke: La separación de residuos es una de las partes más complicadas porque no está en nuestras manos, es algo que tienen que hacer los propios asistentes. Para facilitarles el trabajo hemos colocado contenedores para todo tipo de residuos distribuidos por todo el recinto y, en general se respeta bastante. Una vez que se separan los residuos, una empresa municipal los recoge y se los lleva a una planta donde se reciclan.

 

Una de las novedades más sorprendentes de este año son los Eco baños: baños “secos” que no consumen agua, energía ni químicos. Háblanos de cómo funcionan.  

Gerke: Se trata de lavabos portátiles con un depósito inferior donde se acumulan los residuos humanos y se van cubriendo con papel higiénico y serrín. La diseño de la estructura evita que hayan malos olores y que rebose la orina como a menudo sucede cuando se saturan los baños portátiles convencionales. Al final del evento se retiran los restos y se envían a una planta de compostaje. Sin embargo, en esta edición tuvimos que combinar ecobaños con baños portátiles convencionales porque en España todavía no existe una empresa que los alquile y los hemos tenido que traer desde Inglaterra.

 

Eco baños

 

El DGTL es un festival vegetariano. Esto sí que es valiente. Hace tiempo que se habla de la relación entre el consumo de carne y la deforestación del planeta, pero diría que todavía ningún festival masivo se ha atrevido a hacer algo al respecto.

Gerke: Cuando empezamos a evaluar la huella ambiental del festival vimos que uno de los retos más importantes era resolver era el consumo de carne. Nuestro planteamiento era demostrar al público que era posible comer comida rica y sabrosa sin carne ni pescado. Se trata de dos días en la vida de una persona que después puede hacer lo que quiera el resto de año. La verdad es que no lo vimos como un gran reto, al menos en Holanda. En otros países no fue tan fácil…

 

DGTL Sostenible

 

Me imagino. El DGTL es un festival internacional se celebra en ciudades muy distintas: Ámsterdam, Barcelona, Sao Paulo…¿hay diferencias culturales a la hora de implantar todas estas acciones?

Gerke: Sí, justo a esto me refería. Podríamos decir que nuestra edición más sostenible es la holandesa. Allí experimentamos todas las acciones antes de llevarlas a otras localizaciones porque sabemos que la respuesta del público va a ser buena. Por cuestiones culturales, hay países donde nuestra política ambiental levanta más revuelo. En Sao Paulo, por ejemplo, la eliminación de la carne y la reutilización de los vasos al principio levantó reticencias: nuestros partners locales dudaban de que fuera posible hacer algo así en su ciudad. Pero después te das cuenta que nuestras principales barreras somos nosotros mismos.

 

Sí, totalmente de acuerdo. Las ideas preconcebidas y el miedo al cambio son un enemigo habitual de los procesos de transición hacia una gestión sostenible.

Gerke: Sí, pero nosotros tenemos la suerte de tener un público joven en un entorno lúdico. La predisposición es muy buena y en realidad no estamos pidiendo cosas complicadas: separa residuos, disfruta de tu comida vegetariana, intenta llegar en transporte sostenible… Si se explica de forma clara porqué hacemos lo que hacemos y qué pedimos a nuestros asistentes, no hay ningún problema. Y la prueba está en que aplicamos nuestra política general de sostenibilidad en todas las ciudades.

 

Ahora vamos a entrar en el aspecto económico. Un programa ambiental como éste requiere inversión económica y personal que supervise y coordine todos estos aspectos. ¿Ser un festival sostenible es caro?

Gerke: Sí, a parte de mí, tenemos otras dos personas responsables de supervisar , organizar y calcular métricas ambientales. Además de esto el packaging compostable es más caro y tenemos otros costes que otros festivales no tienen. Pero por otro lado, hay que tener en cuenta que ser sostenible también supone ahorro de costes. Piensa que nuestro coste de limpieza y el consumo de energía y agua son bajos en comparación con los festivales convencionales. El balance económico de esta partida sigue siendo algo negativo, pero como dije al principio, nuestra motivación no es solo económica. Queremos demostrar que se puede organizar un festival minimizando la huella ambiental y que además puede ser rentable.

 

Has hablado del coste la energía. Seguramente esta debe de ser una de las partidas más elevadas. ¿Cómo se aplica la eficiencia energética en un festival de estas dimensiones?

Gerke: Cuando se organizan eventos de este tipo se recurre a las empresas locales de alquiler de generadores eléctricos. Tú les dices cuantos puntos de luz, barras de bebidas, dimensiones de escenarios, etc, y ellos te calculan cuántos generadores y de qué potencia los necesitas. El problema es que la mayoría de empresas se enfocan más alquilar los equipos que en calcular las necesidades reales para reducir el consumo energético. Nosotros hemos analizado en detalle la demanda energética real de cada uno de nuestros equipos e instalaciones, junto con los picos de consumo. Esto nos ha permitido ser más eficientes y poder conectarnos directamente a la red. Somos el primer festival al aire libre de estas dimensiones que no tiene generadores.

 

 

Desde mi punto de vista, el compromiso ambiental de una organización o una persona, no consiste en alcanzar unas metas concretas, sino en transitar por un proceso de autorevisión continua en el que siempre hay nuevos objetivos por los que trabajar. ¿Cuáles son vuestros próximos objetivos, Gerke?

Gerke: Siempre hay margen para continuar mejorando. Hay unos residuos que suponen un reto para nosotros: las colillas y los chicles. Actualmente estamos estudiando un proyecto para recuperar las colillas y transformarlas en aislantes acústicos, por ejemplo.

Otro desafío que tenemos en la mesa es ir más allá de ser un festival circular con residuo cero. Queremos ser un festival que genere impactos +. Tenemos un proyecto piloto en el que hemos recibido cientos de gafas defectuosas y las hemos convertido en una obra de arte. Esto implica que no solo reducimos nuestros residuos, sino que también reducimos los residuos de otras actividades del entorno.

 

DGTL sostenible

 

Para acabar, ¿qué recomendarías a una organización de festivales que quisiera avanzar en sostenibilidad?

Gerke: les recomendaría que se centraran en tres aspectos: 1) eliminación del plástico, 2) reducción del consumo de carne y 3) eficiencia energética. Y sobretodo, que transmitan a su equipo y a los asistentes la parte positiva de todas las acciones. El sentimiento de culpa es el enemigo del cambio de hábitos. La gente ya sabe qué es el cambio climático y la mayoría quiere participar de la solución ante este gran problema. Lo que ahora esperan de nosotros es ver qué soluciones proponemos para poder seguir disfrutando de un festival de música electrónica sin perjudicar al medio ambiente.

 

 

DGTL Sostenible
Fuente: DGTL (Análisis de flujo de materiales de DGTL 2018)
Fundadora de Te lo sirvo verde, especialista en hostelería sostenible y ecologista optimista.