Despilfarro alimentario

10 claves para reducir el despilfarro de alimentos en el comedor escolar

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

El despilfarro de alimentos es un tema candente en la agenda política europea y campañas nacionales e internacionales nos alertan de que 1/3 de cada alimento que producimos acaba en la basura.

La industria de la restauración está en el punto de mira de todas las estrategias contra el desperdicio de alimentos. Hasta hace poco, muchos pensaban que esta pérdida de alimentos era algo inherente al servicio del catering y restauración social. Pero esto no es cierto, y aquellos que asumen el despilfarro de alimentos como una fatalidad intrínseca del servicio de restauración renuncian a ajustar costes y trabajar de una forma más responsable con el entorno y con la sociedad.

En el sector de la restauración colectiva el reto es importante. Según la Guía por la reducción del despilfarro alimentario en el sector de la hostelería, la restauración y el catering, un centro que sirve 120 comidas diarias desperdicia una media de 10 kg de alimentos o 31€ al día. En términos anuales esto se traduce en 3.000 kg de alimentos o 9.200 €, no está mal.

Lo datos son alarmantes, pero hay buenas noticias. El margen de mejora en amplio y algunos pequeños trucos pueden ayudarnos a rebajar el despilfarro de una forma significativa. Hoy comparto con vosotros algunas claves para reducir el despilfarro alimentario en los comedores colectivos, y no dudéis en enviarme vuestras propias estrategias para así poder compartirlas en la red ; )

 

  1. Monitoriza el despilfarro de alimentos dentro de la cocina y en el comedor escolar. Para actuar hay que conocer antes  dónde y por qué se desperdician alimentos. Audita el despilfarro y diseña un plan de acción.

 

  1. Fomenta el interés y el respeto por la comida: aporta información del origen y las características de los alimentos que se consumen, organiza concursos de recetas, visita a los productores locales de alimento, descubre nuevos alimentos…etc

 

  1. Informa a toda la comunidad escolar (alumnado, profesorado, familias y trabajadores/as ) del coste ambiental, económico y social del despilfarro de alimentos.

 

  1. Participa en programas sociales para aprovechar los alimentos aptos para el consumo no servidos. Ya existen unos cuantos proyectos sociales interesantes que permiten canalizar los alimentos no consumidos en los colectividades hacia centros sociales.

 

  1. flexible con el emplatado de las raciones. Estandarizar ayuda a simplificar protocolos, pero a la práctica conduce a aumentar los restos en los platos de los más inapetentes. Más vale servir poco y permitir repetir, que servir la ración estándar y que sobre comida en el plato.

 

  1. Aliña la ensalada justo en el momento de servirla. Si sobra y está conservada correctamente, se podrá utilizar al día siguiente.

 

  1. Ajusta las cantidades de pan al menú de cada día. No se consume lo mismo cuando hay salsa rica para mojar que cuando hay pizza, por ejemplo.

 

  1. Utiliza las partes poco nobles de las verduras para preparar las sopas y caldos.

 

  1. Cuida el entorno del comedor. Hablar con suavidad, destinar el tiempo necesario para comer y generar un ambiente relajado favorecen que los niños y niñas se acaben lo que tienen en el plato.

 

  1. Optimiza la comunicación entre monitores y cocina. Hacer frente a imprevistos y disponer a tiempo de información sobre bajas permite avanzarse y no cocinar alimentos que no van a ser consumidos.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 15 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *