5 ideas fáciles para reducir el despilfarro alimentario en comedores escolares

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

En otros artículos hemos hablado de los costes ambientales, sociales y económicos de tirar comida. En este post vamos hablar sobre las soluciones dirigidas a los gestores de comedores para evitar el despilfarro alimentario en comedores escolares.

 

1. Fomenta el interés y el respeto por la comida que sirves

 

La comida ha perdido valor y autor. Podemos encontrar una barra de pan en una gasolinera por 0,30 €, y quién está detrás de la producción, seguramente sea una industria alimentaria que produce pan como podría producir tornillos. Esta depreciación del valor de los alimentos impregna la conciencia colectiva de nuestra sociedad.

Traigamos alimentos de calidad, sostenibles y ricos a la mesa escolar. Informemos al alumnado y al equipo de cocina del origen de los alimentos. De quién los ha producido y de cuál es su temporada.

Si no hay respeto, conocimiento y calidad, tirar es mucho más fácil.

 

Despilfarro alimentario en comedores escolares
Cartelería didáctica del programa “Ens ho mengem tot” del Ayuntamiento de Barcelona

 

2. Informa a toda la comunidad escolar del coste de tirar comida

 

Todavía muchas personas desconocen que tirar comida no solo implica tirar dinero (coste de materia prima, mano de obra, consumo energético, etc), sino que contamina y contribuye directamente al cambio climático.

Calcula y monitoriza el desperdicio diario, y traslada las cifras a datos anuales. Calcula el coste económico pero también la huella hídrica, emisiones de CO2 y las personas que se podrían haber alimentado con los alimentos desperdiciados. Comparte estos resultados con la escuela y piensa acciones para reducir el malbaratamiento alimentario.

 

Despilfarro alimentario en comedores escolares
Ejemplo de cartelería de sensibilización sobre el impacto ambiental del despilfarro

 

3. Haz que los comensales separaren los residuos

 

En algunas escuelas, los comensales (alumnado y profesorado) separan los residuos, pero en la mayoría las bandejas acaban apiladas en el office, y el personal de limpieza difícilmente puede asumir la separación de residuos tal y como obliga la ley: tarrinas de plástico de los lácticos, restos de orgánica y las servilletas de papel suelen acabar todos mezclados y con destino a vertederos o incineración.

Cuando un usuario de comedor separa sus residuos, ya sea escolar, sanitario o de empresa, obtenemos tres ventajas:

  • Sensibilización sistemática del comensal al ver la acumulación de alimentos no consumidos por todo el grupo.
  • Facilitamos el reciclaje posterior.  ¿Qué es más eficiente, que una persona invierta 3 segundos en separar sus propios residuos, o que una sola persona se dedique a separar los residuos de 500 bandejas?
  • Simplificamos el trabajo del equipo de limpieza que ya es suficientemente duro de por sí.

Este es un ejemplo de mobiliario de separación de residuos Chef’Eco con balanzas incorporadas:

 

Mobiliario separación residuos Chef'Eco

 

4. Replantéate la forma de emplatar

 

Homogenizar las raciones puede agilizar el servicio, pero aumenta el despilfarro una barbaridad. Es importante tener en cuenta las diferencias de apetito entre los distintos comensales e incorporar la educación alimentaria dentro del proyecto educativo del comedor. Pero la educación no pasa por comerse todo lo que te sirve otra persona que ni si quiera te ha preguntado si tienes hambre. La educación alimentaria implica, entre otras cosas,  aprender a probar alimentos nuevos y servirte lo que eres capaz de comer.

Para esto, el autoservicio tutelado es una estrategia que, bien planteada, disminuye enooooooormemente el despilfarro. Hay distintos sistemas: el comensal puede servirse todo o parte de los alimentos supervisado por los monitores/as, o bien se asigna un “responsable de mesa” que asume la responsabilidad de coger la comida sus compañeros/as de mesa van a comer.

En la escuela La Farigola (Seva) los alumnos/as se sirven su propia comida desde los 3 años y el resultado es sorprendente.

 

Despilfarro alimentario en comedores escolares

 

5. No sirvas comida antes de que lleguen los comensales

 

En muchas ocasiones vemos que para agilizar el servicio media hora antes de que lleguen los comensales se sirve el pan, segundo plato cortado y ensalada aliñada. Se hace sobre todo para parvulario. Cuando el crío llega a la mesa se encuentra: una comida cortada que no sabe qué es (tortilla ? pollo?), la comida fría, la ensalada mustia y le han puesto un pan que igual se lo come, o igual no. Resultado: despilfarro.

 

 

Si te pones a pensar, en la organización del servicio del comedor generalmente se prioriza la logística. El disfrute de la comida y la educación alimentaria de los niños y las niñas a menudo suele quedar en un segundo plano. ¿Podemos servir el pan en una panera central para que ellos mismos cojan si quieren?¿podemos cortar la comida mientras se comen el primer plato?¿podemos aliñar la ensalada poco antes del consumo?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 15 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *