Cápsulas de café compostables

Y llegaron las cápsulas de café…

Por: Isabel Coderch Vergés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Entraron sigilosamente en nuestros hogares prometiendo limpieza, comodidad y modernez. ¡Qué maravilla poder escoger el aroma y el origen del café en cada taza!

– Hoy estoy de Capriccio..
– ¿Te preparo un Finezzo Lungo, cariño?
– No, hoy tengo el cuerpo para un Rosabaya de Colombia

No me digáis que se no siente un@ en otra categoría. Una categoría superior en la que habitan George Clooney y compañía.

 

La civilización humana corre el peligro de morir ahogada en sus propios desechos.

Cuando veo las imágenes de las toneladas de plástico que nos devuelve el mar, no puedo evitar pensar en ese pobre galápago que tuve de pequeña. Al principio todo iba bien, pero con el tiempo me volví descuidada y acabé limpiándole el agua de tanto en tanto y si me acordaba. El pobre acabó muriendo rodeado de la suciedad que él mismo generaba en un recreado y falso ambiente de plástico y palmeras descoloridas. Dejando mis traumas infantiles a parte, me parece un buen paralelismo con la situación actual.

Embriagados por la comodidad del usar y tirar, nuestra sociedad vive rodeada de la inmediatez: lo quiero, lo uso, lo tiro. Bolsas que no llegan enteras ni a casa, dos pajitas por gin-tonic y para el café de la oficina cojo tres vasos de plástico porque si no me abraso los dedos.

Y si en el ámbito doméstico la cosa está mal, en el sector de la hostelería  los especialistas en #restauracionsostenible como yo, nos desesperamos.

Una de las recientes y más desastrosas novedades es la llegada de las cápsulas de café. Es cómodo, rápido, limpio e incluso el propio cliente puede prepararse su propio café en cualquier momento. Homogeneidad en el producto y no requiere mano de obra especializada. No me extraña que muchos restaurantes hayan abrazado esta práctica alternativa a la clásica cafetera o termo de café.

 

Ahora vienen las malas noticias.

 

Cápsulas de café compostables
Ilustración de http://www.theplaidzebra.com/

 

Por cada 6 g de café de cápsula te llevas de regalo 3 g de una mezcla de plástico y aluminio difícilmente reciclable y que acaba, en su gran mayoría en vertederos. Esos grandes pozos de residuos humanos que enterramos porque no sabemos que hacer con ellos.

A parte de esto, el pragmatismo tiene un coste. La taza de café cápsula es entre un 20 y un 30% más cara que la taza de café en grano o premolido.

Dicho esto, ¿qué podemos recomendar a las empresas de restauración preocupadas por su impacto ambiental?

En primer lugar, hay que minimizar el uso de cápsulas de café. Es cierto que para algunos clientes y circunstancias pueden ser un “mal necesario”, pero no debemos generalizar su uso. El café de calidad, ecológico y de comercio justo y recién molido siempre será la prioridad para un #restaurantesostenible. En el caso de que por el tipo de servicio o las exigencias del cliente se requiera café de cápsula, optar por las cápsulas 100% compostables. En España, la empresa Novell es la primera en ofrecer cápsulas compostables que pueden entrar directamente en el circuito de la fracción de la materia orgánica.

Novell es una empresa con una política de sostenibilidad y compromiso social muy arraigada desde sus inicios. Su nueva apuesta por este envase desechable pero compostable, me parece una buena alternativa a las clásicas cápsulas plásticas. Eso sí, el mejor residuo siempre será el que no se genera.

Ah, echadle un vistazo a este video tan divertido de Kill the K-Cup.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+
Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, y obsesionada por dejar este planeta mejor de como lo encontró. Lleva más de 12 años trabajando en el sector de la restauración sostenible. Su pasión es aprender y enseñar que se puede dar de comer de una forma sostenible y rentable. Cuando escucha a Major Lazer las tortillas de patatas le salen mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *